El destape gay reventó en los Juegos de Tokio

 TOKIO (AP) — Cuando el clavadista Tom Daley anunció en el 2013 que estaba saliendo con un hombre y dijo que “no podía ser más feliz”, su gesto requirió mucho valor y reveló hasta qué punto el deporte no era un sitio seguro para la comunidad LGBTQ.



Por entonces, bastaban los dedos de unas pocas manos para contar los deportistas dispuestos a hablar de sus vidas privadas. Hubo apenas dos docenas de competidores abiertamente gays entre los más de 10.000 deportistas que participaron en los Juegos Olímpicos de Londres en el 2012.

El clavadista británico Tom Daley anunció en el 2013 que estaba saliendo con un hombre y dijo que “no podía ser más feliz”. Foto durante su participación en la final de clavados en 10 metros en Tokio. (Foto: REUTERS)
El clavadista británico Tom Daley anunció en el 2013 que estaba saliendo con un hombre y dijo que “no podía ser más feliz”. Foto durante su participación en la final de clavados en 10 metros en Tokio. (Foto: REUTERS)

Las cosas están cambiando

Las manifestaciones de orgullo gay y la aceptación de esa comunidad están en todas partes en los juegos de Tokio, donde hay una cantidad sin precedentes de deportistas abiertamente gays.

“Es hora de que todos puedan ser lo que son”, comentó la skateboarder estadounidense Alexis Sabalone, una de al menos cinco competidores abiertamente LGBTQ que participan en esa especialidad, que debuta en los juegos en Tokio.

“Es muy lindo”, agregó. “Espero que también afuera del deporte los chicos no sean criados con la presunción de que son heterosexuales”.

El portal gay Outsports.com lleva la cuenta de los deportistas gay, lesbianas, bisexuales, transgénero, queer y no binarios que vinieron a Tokio. Calcula que hay 168, incluidos varios que pidieron estar en esa lista. Esto es el triple de los que Outsports contó en los Juegos de Río de Janeiro en el 2016. En Londres detectó 23.

“El gran aumento responde a la creciente aceptación de los LGBTQ en el deporte y en la sociedad”, dijo Outsports.

Daley también promueve ese mensaje en Tokio, sus cuartos juegos olímpicos y los segundos desde que reveló que era gay.

Tras ganar la medalla de oro en los clavados sincronizados de 10 metros con Matty Lee, el británico, de 27 años, relató su transformación de jovencito que se sentía “solo y diferente” en un campeón olímpico que no siente presiones porque sabe que su esposo y el hijo de ambos lo quieren sin importar sus resultados.


Entradas populares

Radio MIA OnLine - Rio Grande TDF